ELEGÍA DE MAYO

a mi padre, Pedro Fuentes Rodríguez (Jalisco, 1908-Cd. de México 1961)

En mayo mueren mis amores
en un duelo que reitera tu presencia,
cicatriz tejido que desteje
los remiendos apáticos del tiempo.

En mayo se ocultó mi sol
detrás de los volcanes y sus hielos,
ávidos del lecho perpetuo donde duermen
formando un cerco intraspasable,
estrechando mi hermisferio.

Demaración accidental, tu muerte
llenó con trazos arbitrarios los perfiles del destino,
formó taludes que inmovilizaron el futuro.

Mueren cada primavera,
sobreviven inmunes a los idus de marzo
y a las paradojas de abril,
son hálitos que imprimen un sello lacerante
sobre el rostro de mis actitudes.

Cuando me arropan de luto,
cuando me visten de negro deshecho en lágrimas,
gris fecundo por la greda,
blanco acrisolado en el vacío,
dibujo con mano de niña contornos de mi alma
y los pinto de melancolía ocre de la espera.

Mi mano acostumbrada a secretos de alquimia
se colma de certezas,
transmuta los colores en espectro luminoso,
entre ellos el púrpura que me consume.

Abre otro cielo, desgarra surcos,
manipula ritos propiciatorios de amor.
Entonces veo que resucita tu silueta
y sigo con intensidad flagrante
los pasos de tránsito gozoso,
instantes de vida tan efímera.

Recupero libertad, alerto los sentidos:
ausculto avisto palpo me deleito,
giro en espiral de dicha,
tenso con violencia los sedales que me lían,
se produce un estertor de discordancia,
su filo me corta, sangran mis heridas.

En mayo han muerto mis amores,
he puesto sus cenizas en urnas de cristal.
Con ellas bosquejo las palabras,
a veces balbuceos:
cuando hayas expiado tu tormento,
cuando logres trascender la hoguera,
integra tus denuedos inconclusos
fragmentados por la muerte intempestiva
en este vértigo de lúcida folía,
designio trunco del primer amor,
caudal, Padre Río,
cauce de la muerte de todos mis amores.

Zulai Marcela Fuentes

Publicado por primera vez en Hablo del mar, Col. Liebre de Marzo, Nautilium, 1992.

2 Comments (+add yours?)

  1. Teresa Fuentes
    Jun 06, 2011 @ 01:47:08

    Un dolor profundo, lacerante. Una inquietud vívida por tan tremenda pérdida. Estoy segura que el recuerdo de tan importante figura permanece incólume a través del tiempo…es eterno.

    Saludos tía Marcela

    Reply

    • zulaimarcela
      Jun 07, 2011 @ 00:56:06

      Querida Teresa:
      No puedes imaginarte el enorme gusto que me ha dado recibir tus comentarios, más porque nunca pensé que surgiera así, de repente, y por donde menos pensamos, el acercamiento de alguien a quien así, como tú lo dices, escueta y llanamente, tuvo por abuelo a mi padre. Le comentaba a mi hermana Laura cómo te acercaste y nos maravillábamos de esas que parecerían casualidades pero que no lo son; sencillamente llega el momento en que la savia recorre todas las venas que alimentó desde sus orígenes ese padre, ese abuelo, que ambas, tan poco conocimos; tú como dices, solo por una fotografía.
      Sin embargo, hay quienes pasan sin aspavientos ni más tragedias que la que su ausencia dejó para todas nosotras que vivíamos con él en ese tiempo. Todas, por cierto, de diferentes ramas…ya lo ves, tu con tu papá, la primera, ellas, mi hermanas con la segunda, y yo con la tercera. Así es la vida de los seres humanos, a veces una tenue línea recta que va de un punto a otro sin detenerse y sin desviarse, a veces en arborizaciones complejas y de pronto difíciles de entender, pero así lo fue. Y mira. Tuvieron que pasar 50 años después de su muerte para que viéramos brotar nuevos retoños de su obra aquí en la tierra. Ya Dios tuvo suficiente con purificar su alma.
      Pues mira, te propongo que nos comuniquemos por teléfono algún día en que ambas estemos tranquilas y nos sobre un poquito de tiempo, para platicar a gusto y ponernos al corriente, ¿te parece?.
      Te voy a escribir a tu correo mi dirección y teléfonos para que estemos en contacto.
      Y te agradezco mucho, muchísimo que, por azares del destino, hubieras dado con esa página y resultáramos ser quién somos. Ya me imagino tu sorpresa al ir desmadejando la historia.
      Un beso y un abrazo de tu tía Marcela

      Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: