St. Michel

"Día de San Miguel Arcángel" 29 septiembre

ST. MICHEL - BRUXELLES AOUT 2011.

Advertisements

ELEGY OF MAY (translation from Spanish)


To my father, Pedro Fuentes,
a sensuous trumpet player  
Jalisco, 1908
Mexico City, 1961

In May my lovers die,

in a duel that conjures your presence,

scar, weaving tissue that unweaves

through Time’s indifferent and impassive mending.

In May my sun concealed itself

behind volcanoes and their frozen capes

eager for perpetual beds they sleep upon

to form a siege which narrowed my surroundings.

Through accidental boundaries

your death filled in with arbitrary strokes

the outlines of my destiny;

it built the slopes which paralyzed the future.

They die each spring,

survive immune the ides of March

and April’s paradoxes.

They’re sighs that print a lacerating seal

upon the surface of my painful attitudes.

They cover me with mourning skins,

they dress me up in black dissolved by tears,

grey fertilized by marl,

white purified by emptiness,

And then I draw with childish hand the outline of my soul

and paint it with melancholy,

ocher of impatience. 

My hand accustomed to alchemic secrets

is overwhelmed by certitude,

it turns colors into luscious spectrum;

amid its glaze the purple that consumes me.

It opens up another sky,

it scratches on the land,

performs propitiatory rites of love,

and then I see your silhouette in resurrection

I follow you with flagrant high intensity

your steps of joyous transit,

the sparks of life, oh so ephemeral.

I recuperate my freedom,

alert my senses:

exploring, sighting, touching and delighting

I spin in spiraled bliss,

I tense with violence the chords that bind me,

a rasping breath produces deep disharmony:

Their sharpness cut me deep,

and wounds begin to bleed.

In May my lovers die,

I have preserved their ashes in a crystal urn.

With them I’ll sketch the words,

sometimes the mumbles:

When you conclude your torment,

when you transcend the fire,

incorporate this suffocated life

fragmented by such ill-timed departure

into my dizziness of sane insanity,

design truncated by  first love and last love.

Then  flow, my Father River flow,

along the course of death of all my lovers.

May 2003 the first attempt in English, May 2005 this hopeless edition. Anyone who feels like trying a better English version is welcome. Comments and observations appreciated!! Original Spanish version is posted on the Poetry in Spanish category in this blog. Thanks!!


ELEGÍA DE MAYO

a mi padre, Pedro Fuentes Rodríguez (Jalisco, 1908-Cd. de México 1961)

En mayo mueren mis amores
en un duelo que reitera tu presencia,
cicatriz tejido que desteje
los remiendos apáticos del tiempo.

En mayo se ocultó mi sol
detrás de los volcanes y sus hielos,
ávidos del lecho perpetuo donde duermen
formando un cerco intraspasable,
estrechando mi hermisferio.

Demaración accidental, tu muerte
llenó con trazos arbitrarios los perfiles del destino,
formó taludes que inmovilizaron el futuro.

Mueren cada primavera,
sobreviven inmunes a los idus de marzo
y a las paradojas de abril,
son hálitos que imprimen un sello lacerante
sobre el rostro de mis actitudes.

Cuando me arropan de luto,
cuando me visten de negro deshecho en lágrimas,
gris fecundo por la greda,
blanco acrisolado en el vacío,
dibujo con mano de niña contornos de mi alma
y los pinto de melancolía ocre de la espera.

Mi mano acostumbrada a secretos de alquimia
se colma de certezas,
transmuta los colores en espectro luminoso,
entre ellos el púrpura que me consume.

Abre otro cielo, desgarra surcos,
manipula ritos propiciatorios de amor.
Entonces veo que resucita tu silueta
y sigo con intensidad flagrante
los pasos de tránsito gozoso,
instantes de vida tan efímera.

Recupero libertad, alerto los sentidos:
ausculto avisto palpo me deleito,
giro en espiral de dicha,
tenso con violencia los sedales que me lían,
se produce un estertor de discordancia,
su filo me corta, sangran mis heridas.

En mayo han muerto mis amores,
he puesto sus cenizas en urnas de cristal.
Con ellas bosquejo las palabras,
a veces balbuceos:
cuando hayas expiado tu tormento,
cuando logres trascender la hoguera,
integra tus denuedos inconclusos
fragmentados por la muerte intempestiva
en este vértigo de lúcida folía,
designio trunco del primer amor,
caudal, Padre Río,
cauce de la muerte de todos mis amores.

Zulai Marcela Fuentes

Publicado por primera vez en Hablo del mar, Col. Liebre de Marzo, Nautilium, 1992.

Aniversario de mi abuela Elia Puerto

Doña Elia

ELIA PUERTO

26 de septiembre de 1889, Motul, Yucatán, México
19 de abril de 1979, Cd. de México, Distrito Federal

Aniversario de Octavio Paz

Octavio Paz
31 marzo 1914
19 abril 1998

El sitio de la infancia de Paz fue también el mío: la Plaza del templo de San Juan Evangelista, en Mixcoac (Augusto Rodin y Millet). El barrio de mi vida, donde me llevaba mi abuela a todo: a comprar pollo, a la tortillería, con don Memo el carnicero (me subía a su tronco de madera porque me daban miedo los perros); con don Chucho, el dueño de El Capricho. Donde nos íbamos de feria el día de Guadalupe; de la infancia de Paz, a mi infancia, a la infancia de mis hijos.

San Juan, el barrio de mi vida.

Ahora el convento josefino

Elegía interrumpida

Hoy recuerdo a los muertos de mi casa.
Al primer muerto nunca lo olvidamos,
aunque muera de rayo, tan aprisa
que no alcance la cama ni los óleos.
Oigo el bastón que duda en un peldaño,
el cuerpo que se afianza en un suspiro,
la puerta que se abre, el muerto que entra.
De una puerta a morir hay poco espacio
y apenas queda tiempo de sentarse,
alzar la cara, ver la hora
y enterarse: las ocho y cuarto.

Hoy recuerdo a los muertos de mi casa.
La que murió noche tras noche
y era una larga despedida,
un tren que nunca parte, su agonía.
Codicia de la boca
al hilo de un suspiro suspendida,
ojos que no se cierran y hacen señas
y vagan de la lámpara a mis ojos,
fija mirada que se abraza a otra,
ajena, que se asfixia en el abrazo
y al fin se escapa y ve desde la orilla
cómo se hunde y pierde cuerpo el alma
y no encuentra unos ojos a que asirse…
¿Y me invitó a morir esa mirada?
Quizá morimos sólo porque nadie
quiere morirse con nosotros, nadie
quiere mirarnos a los ojos.

Hoy recuerdo a los muertos de mi casa.
Al que se fue por unas horas
y nadie sabe en qué silencio entró.
De sobremesa, cada noche,
la pausa sin color que da al vacío
o la frase sin fin que cuelga a medias
del hilo de la araña del silencio
abren un corredor para el que vuelve:
suenan sus pasos, sube, se detiene…
Y alguien entre nosotros se levanta
y cierra bien la puerta.
Pero él, allá del otro lado, insiste.
Acecha en cada hueco, en los repliegues,
vaga entre los bostezos, las afueras.
Aunque cerremos puertas, él insiste.

Hoy recuerdo a los muertos de mi casa.
Rostros perdidos en mi frente, rostros
sin ojos, ojos fijos, vaciados,
¿busco en ellos acaso mi secreto,
el dios de sangre que mi sangre mueve,
el dios de yelo, el dios que me devora?
Su silencio es espejo de mi vida,
en mi vida su muerte se prolonga:
soy el error final de sus errores.

Hoy recuerdo a los muertos de mi casa.
El pensamiento disipado, el acto
disipado, los nombres esparcidos
(lagunas, zonas nulas, hoyos
que escarba terca la memoria),
la dispersión de los encuentros,
el yo, su guiño abstracto, compartido
siempre por otro (el mismo) yo, las iras,
el deseo y sus máscaras, la víbora
enterrada, las lentas erosiones,
la espera, el miedo, el acto
y su reverso: en mí se obstinan,
piden comer el pan, la fruta, el cuerpo,
beber el agua que les fue negada.

Pero no hay agua ya, todo está seco,
no sabe el pan, la fruta amarga,
amor domesticado, masticado,
en jaulas de barrotes invisibles
mono onanista y perra amaestrada,
lo que devoras te devora,
tu víctima también es tu verdugo.
Montón de días muertos, arrugados
periódicos, y noches descorchadas
y en el amanecer de párpados hinchados
el gesto con que deshacemos
el nudo corredizo, la corbata,
y ya apagan las luces en la calle
¿saluda al sol, araña, no seas rencorosa?
y más muertos que vivos entramos en la cama.

Es un desierto circular el mundo,
el cielo está cerrado y el infierno vacío.

FELIZ DÍA DE LA MUJER / LET’S CELEBRATE

Woman’s Day

Previous Older Entries Next Newer Entries